Cómo la Psicología y la Nutrición Convergen contra la Ansiedad

Cómo la Psicología y la Nutrición Convergen contra la Ansiedad

Hoy en día, la conexión entre la mente y el cuerpo ha cobrado una importancia significativa. A menudo, nos encontramos enfrentando una relación entre la ansiedad y nuestra alimentación. Pero, ¿Qué papel juegan la psicología y la nutrición en este proceso?

¿Por qué comemos cuando estamos ansiosos?

En la consulta de un dietista-nutricionista es muy común escuchar la expresión: “No he podido seguir la dieta porque he tenido ansiedad y he estado picando”. Este es un patrón observado con frecuencia en pacientes que buscan soluciones nutricionales.

Gema Bajo Cabezas, Psicóloga de Clínica Clifis, y María del Carmen Mohíno de la Clínica de Nutrición y Dietética Ekilib, abordan la relación entre estos dos campos de estudio. Ambas expertas señalan que una gran cantidad de personas tienden a comer impulsadas por sus emociones, cayendo en un ciclo de dietas repetitivas y fallidas.

La psicología y la nutrición, por qué comemos cuando estamos ansiosos

Los peligros de las dietas restrictivas

Las dietas que limitan estrictamente ciertos alimentos pueden aumentar las probabilidades de comer emocionalmente. La restricción puede llevar a sentimientos de culpa, frustración y atracones, afectando nuestra relación con la comida.

Sin embargo, no es solo la dieta lo que puede afectar nuestra salud mental. Los problemas personales y la forma en que se gestionan también pueden influir en cómo nos relacionamos con la comida, llevando a lo que se conoce como «hambre emocional».

Entendiendo el hambre emocional

Cuando las situaciones estresantes o los problemas emocionales no se manejan adecuadamente, pueden desencadenar ansiedad, insomnio y otros estados de ánimo negativos. Estos estados pueden llevar a un deseo irracional de calmarlos con comida, lo que a menudo resulta en atracones.

Para superar estos desafíos, es esencial abordar la raíz de los problemas emocionales y no simplemente tratar de saciarlos con alimentos. Al comprender y gestionar nuestras emociones, podemos evitar caer en patrones alimenticios no saludables.

Para abordar de manera efectiva el hambre emocional, es esencial identificar las causas y desarrollar estrategias alternativas para gestionar las emociones sin recurrir a la comida como refugio.

Enfoque multidisciplinario: la clave para una salud integral

No basta con tratar solo uno de los aspectos. Se necesita una combinación de la psicología y la nutrición para obtener resultados duraderos. Es por eso que la colaboración entre dietistas y psicólogos es esencial para brindar un enfoque holístico.

El trabajo en conjunto de estos profesionales permite una evaluación detallada de los problemas subyacentes y un plan de acción integral que aborda tanto los aspectos nutricionales como psicológicos.

Es importante señalar que cada individuo es único, y lo que funciona para uno puede no ser adecuado para otro. El enfoque multidisciplinario permite personalizar los tratamientos y estrategias de prevención, al considerar todas las facetas de una persona, desde su historia clínica y genética hasta su entorno socio-cultural y emocional. Además, este enfoque propicia la colaboración entre profesionales de distintas áreas, generando soluciones más integradas y efectivas. En definitiva, un enfoque multidisciplinario no solo se enfoca en sanar o prevenir enfermedades, sino en promover un estado de bienestar y equilibrio integral.

¡Cambia de estilo de vida, pero hazlo sin perjudicarte!

No se trata solo de cambiar lo que comes, sino también de cómo te sientes respecto a ello. Con el apoyo adecuado, es posible lograr un cambio positivo y duradero en tu salud y bienestar.

La transición hacia un estilo de vida más saludable puede venir acompañada de desafíos y tentaciones que pueden desviarnos del camino. Es esencial abordar estos cambios de manera consciente y cuidadosa, evitando caer en extremos que puedan resultar perjudiciales para nuestra salud física y mental. Considera estos puntos clave para garantizar un proceso saludable y sostenible:

  • Evita las soluciones rápidas y las modas pasajeras: El mundo del bienestar está lleno de tendencias y soluciones instantáneas. Aunque pueden ofrecer resultados rápidos, a menudo no son sostenibles a largo plazo y pueden tener efectos secundarios.
  • Escucha a tu cuerpo: Siempre presta atención a las señales de tu cuerpo. Si algo no se siente bien, es esencial adaptarse y, si es necesario, consultar a un experto.
  • Equilibrio en lugar de restricción: En lugar de privarte por completo, busca un enfoque equilibrado en alimentación y actividad física. Este enfoque garantiza que obtengas los nutrientes y el ejercicio que necesitas sin sentirte privado.
  • Apoyo profesional y comunitario: En tu viaje hacia un estilo de vida más saludable, busca el consejo y apoyo de profesionales. Además, encontrar una comunidad o grupo con objetivos similares puede proporcionar motivación y apoyo continuo.
  • Celebrar los pequeños logros: Cada paso positivo es una victoria. Reconoce y celebra tus logros, sin importar cuán pequeños sean, ya que cada uno de ellos te acerca a tu objetivo general de bienestar.

Cambia de estilo de vida, pero hazlo sin perjudicarte

Conclusión: Una sinergia esencial para el bienestar

La relación entre la psicología y la nutrición es una evidencia que no podemos ignorar. La alimentación no se trata simplemente de consumir alimentos para satisfacer el hambre física, sino que también está entrelazada con nuestras emociones, experiencias y cómo manejamos el estrés y la ansiedad. Es imperativo reconocer que el camino hacia el bienestar no se logra simplemente cambiando lo que ponemos en nuestros platos, sino también abordando cómo nos sentimos y cómo gestionamos esas emociones.

La colaboración entre profesionales de la nutrición y la psicología ofrece un enfoque integrado, brindando soluciones más holísticas y sostenibles a los desafíos que enfrentamos en nuestro estilo de vida. Al final del día, el equilibrio entre mente y cuerpo es la clave para una vida saludable y plena. Por ello, al enfrentar problemas relacionados con la alimentación y las emociones, es esencial buscar un enfoque multidisciplinario para alcanzar resultados efectivos y duraderos.

Nutrición Antiinflamatoria: Un Enfoque Alimenticio para Combatir Enfermedades Crónicas

Nutrición Antiinflamatoria Un Enfoque Alimenticio para Combatir Enfermedades Crónicas

La alimentación es uno de los factores más significativos que pueden afectar nuestra salud. Una correcta nutrición puede actuar como un potente medicamento natural, contribuyendo al bienestar y ayudando a prevenir o controlar enfermedades crónicas. En este contexto, la nutrición antiinflamatoria surge como una opción saludable destinada a reducir la inflamación en el organismo, la cual se asocia con diversas condiciones de salud, incluyendo la diabetes, la obesidad o sobrepeso, problemas gastrointestinales, trastornos cardiovasculares, dolor y lesiones.

La Inflamación y su Vínculo con las Enfermedades Crónicas

La inflamación es una respuesta del sistema inmunológico ante lesiones o infecciones. En situaciones normales, es un proceso protector que ayuda al organismo a sanar. Sin embargo, cuando se vuelve crónica, puede dar lugar a una serie de trastornos de salud.

La inflamación crónica se asocia con numerosas enfermedades crónicas, entre ellas, la diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, enfermedades gastrointestinales como la enfermedad inflamatoria intestinal, y trastornos relacionados con el peso como la obesidad. Esta relación destaca la importancia de la prevención y control de la inflamación para mejorar la salud en general.

Alimentos Antiinflamatorios

La nutrición antiinflamatoria propone una dieta rica en alimentos que tienen propiedades antiinflamatorias. Se enfoca en incluir alimentos naturales, ricos en fibra, antioxidantes y grasas saludables, mientras limita los alimentos procesados, altos en grasas saturadas, azúcares añadidos y carbohidratos refinados que se ha demostrado que promueven la inflamación.

Algunos de los alimentos que se consideran antiinflamatorios incluyen:

  • Frutas y verduras: Son fuentes ricas en antioxidantes y fibra. Algunas opciones con alto contenido antiinflamatorio son las bayas, las manzanas, los cítricos, los tomates, las espinacas y los brócolis.
  • Pescados grasos: Como el salmón, la caballa, el atún y las sardinas, son ricos en ácidos grasos omega-3, que se ha demostrado que reducen la inflamación.
  • Frutos secos y semillas: Como las almendras, nueces y semillas de chía, contienen fibra y grasas saludables.
  • Aceites vegetales: Como el aceite de oliva, rico en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, que son saludables para el corazón.
  • Especias y hierbas: Cúrcuma, jengibre, romero y otras especias y hierbas tienen poderosas propiedades antiinflamatorias.

Alimentos Antiinflamatorios

Beneficios de la Nutrición Antiinflamatoria

Los beneficios de una dieta antiinflamatoria no se limitan a la reducción de la inflamación. También puede tener un efecto positivo en la salud en general, incluyendo la mejora del sistema inmunológico, el aumento de la energía, la reducción del riesgo de enfermedades crónicas y la promoción de un peso saludable.

Además, puede ser una estrategia eficaz para controlar las enfermedades existentes. Por ejemplo, en la diabetes, una dieta antiinflamatoria puede ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre y reducir la resistencia a la insulina. En las enfermedades cardiovasculares, puede ayudar a disminuir la presión arterial, reducir los niveles de colesterol malo (LDL) y aumentar los niveles de colesterol bueno (HDL).

Consideraciones al Adoptar una Dieta Antiinflamatoria

Aunque la nutrición antiinflamatoria puede aportar numerosos beneficios para la salud, es importante recordar que no es una cura milagrosa para todas las enfermedades. Se debe considerar como parte de un enfoque integral de la salud, que también incluye ejercicio regular, un sueño adecuado y el manejo del estrés.

Además, aunque ciertos alimentos pueden tener propiedades antiinflamatorias, la clave para una dieta saludable es el equilibrio. Ningún alimento por sí solo puede proporcionar todos los nutrientes que el cuerpo necesita, por lo que es esencial incluir una variedad de alimentos en la dieta.

Por último, es importante mencionar que cada individuo es único y puede responder de manera diferente a ciertos alimentos. Por lo tanto, es recomendable trabajar con un profesional de la salud o un dietista registrado para diseñar una dieta que se adapte a las necesidades individuales y preferencias.

Consideraciones al Adoptar una Dieta Antiinflamatoria

Conclusión

La nutrición antiinflamatoria es un enfoque de la dieta que puede ser muy beneficioso para la salud, especialmente para aquellos que luchan contra enfermedades crónicas. Con la selección adecuada de alimentos y un enfoque integral de la salud, puede ser una herramienta efectiva para controlar la inflamación y mejorar la calidad de vida. Sin embargo, siempre es recomendable buscar la guía de un profesional de la salud antes de hacer cambios significativos en la dieta.

Manejo y Prevención de la Diabetes Gestacional: Una Guía Completa

La Diabetes Gestacional es una condición que puede surgir durante el embarazo, caracterizada por altos niveles de azúcar en la sangre. Aunque puede ser una preocupación para muchas mujeres embarazadas, con el manejo adecuado y la prevención, es posible tener un embarazo saludable y un bebé sano.

La diabetes gestacional se produce cuando el cuerpo no puede producir suficiente insulina, una hormona que controla los niveles de azúcar en la sangre, durante el embarazo. Esto puede llevar a niveles altos de azúcar en la sangre, lo que puede tener efectos en la salud tanto de la madre como del bebé.

Riesgos de la Diabetes Gestacional

La diabetes gestacional puede aumentar el riesgo de tener un bebé con un peso mayor al promedio, lo que puede llevar a complicaciones durante el parto, como la necesidad de una cesárea. También puede aumentar el riesgo de presión arterial alta durante el embarazo, así como el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 más adelante en la vida.

Controlando la Diabetes Gestacional

El manejo de la diabetes gestacional implica mantener un estilo de vida saludable, lo que incluye una dieta equilibrada y ejercicio regular. Es importante controlar los niveles de azúcar en la sangre y seguir las recomendaciones de su médico.

Una dieta saludable para la diabetes gestacional debe incluir una variedad de alimentos, incluyendo frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y productos lácteos bajos en grasa. También es importante evitar los alimentos altos en azúcar y grasa.

El ejercicio regular también puede ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre. Las actividades como caminar, nadar o hacer yoga pueden ser beneficiosas, pero siempre es importante hablar con un médico antes de comenzar cualquier nuevo régimen de ejercicio durante el embarazo.

Prevención de la Diabetes Gestacional

Aunque no siempre es posible prevenir la diabetes gestacional, hay algunas cosas que se pueden hacer para reducir el riesgo. Mantener un peso saludable antes y durante el embarazo puede ser beneficioso, al igual que seguir una dieta equilibrada y hacer ejercicio regularmente.

Es importante tener en cuenta que incluso si se desarrolla diabetes gestacional, con el manejo adecuado, es posible tener un embarazo saludable y un bebé sano. Siempre es importante hablar con un médico o un profesional de la salud sobre cualquier preocupación relacionada con la diabetes gestacional.

Fertilidad y Nutrición: La Importancia de una Dieta Equilibrada para Mejorar las Posibilidades de Concebir

La fertilidad es un tema de gran importancia para muchas parejas que desean tener hijos. Existen diversos factores que pueden influir en la capacidad de concebir, como la genética, la edad, el estilo de vida y, también, la nutrición. En este artículo, exploraremos la relación entre la fertilidad y la nutrición, y cómo una dieta equilibrada puede mejorar las posibilidades de concebir tanto en hombres como en mujeres.

1. La relación entre la nutrición y la fertilidad

La nutrición juega un papel crucial en la función reproductiva, ya que el organismo requiere de ciertos nutrientes para llevar a cabo los procesos hormonales y celulares involucrados en la concepción. Una dieta inadecuada puede afectar la calidad de los óvulos y los espermatozoides, así como la capacidad del cuerpo para mantener un embarazo saludable. Por tanto, mantener una alimentación equilibrada y completa es fundamental para mejorar las posibilidades de concebir y garantizar el bienestar del futuro bebé.

2. Nutrientes esenciales para la fertilidad

Algunos de los nutrientes más importantes para la fertilidad incluyen:

  • Ácido fólico: Es fundamental para la formación del tubo neural del feto y puede prevenir defectos congénitos. Se recomienda que las mujeres en edad reproductiva consuman al menos 400 microgramos de ácido fólico al día. Se encuentra en alimentos como las espinacas, el brócoli, las lentejas y los cereales fortificados.
  • Vitamina B12: Es necesaria para la síntesis de ADN y la producción de glóbulos rojos. La deficiencia de vitamina B12 puede causar anemia y problemas en la calidad del esperma. Se encuentra en alimentos de origen animal, como la carne, el pescado, los huevos y los lácteos.
  • Vitamina D: Contribuye al equilibrio hormonal y puede mejorar la función ovárica y la calidad del esperma. Se obtiene principalmente a través de la exposición al sol, pero también se encuentra en alimentos como el pescado graso, los huevos y los lácteos fortificados.
  • Zinc: Es esencial para la producción de hormonas reproductivas y la síntesis de ADN en los óvulos y espermatozoides. Se encuentra en alimentos como la carne, el marisco, las legumbres y las semillas.
  • Omega-3: Estos ácidos grasos poliinsaturados pueden mejorar la calidad de los óvulos y el flujo sanguíneo al útero, además de tener efectos antiinflamatorios. Se encuentran en alimentos como el pescado graso, las nueces y las semillas de lino.

3. Dieta equilibrada para mejorar la fertilidad

Para mejorar la fertilidad a través de la nutrición, es importante llevar una dieta que incluya una amplia variedad de alimentos ricos en nutrientes esenciales. Algunas recomendaciones incluyen:

  • Consumir frutas y verduras frescas y variadas diariamente, ya que aportan vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.
  • Incluir proteínas magras de origen animal y vegetal, como carne magra, pescado, legumbres y tofu, para obtener aminoácidos esenciales y mejorar la calidad de los óvulos y espermatozoides.
  • Optar por cereales integrales en lugar de refinados, ya que aportan más fibra, vitaminas y minerales.
  • Consumir lácteos bajos en grasa o alternativas vegetales fortificadas, para obtener calcio y vitamina D.
  • Incluir grasas saludables en la dieta, como las presentes en el aceite de oliva, aguacate, frutos secos y pescado graso, ya que pueden mejorar la función hormonal y la calidad de los óvulos y espermatozoides.
  • Limitar el consumo de alimentos procesados y ricos en grasas saturadas, azúcares añadidos y sodio, ya que pueden afectar negativamente la fertilidad.
  • Mantenerse hidratado, bebiendo suficiente agua a lo largo del día.

4. Estilo de vida y fertilidad

Además de mantener una dieta equilibrada, existen otros aspectos del estilo de vida que pueden influir en la fertilidad:

  • Mantener un peso saludable: Tener un índice de masa corporal (IMC) demasiado bajo o demasiado alto puede afectar la función hormonal y la capacidad de concebir. Es importante llevar una dieta balanceada y realizar actividad física regular para mantener un peso adecuado.
  • Evitar el tabaco y el consumo excesivo de alcohol: Fumar y beber alcohol en exceso pueden reducir la fertilidad tanto en hombres como en mujeres. Dejar de fumar y limitar el consumo de alcohol pueden mejorar las posibilidades de concebir.
  • Reducir el estrés: El estrés crónico puede afectar la función hormonal y disminuir la fertilidad. Incorporar técnicas de relajación y manejo del estrés, como la meditación, el yoga o la terapia, puede ser beneficioso.
  • Dormir lo suficiente: La falta de sueño puede alterar la producción de hormonas reproductivas y afectar la fertilidad. Es importante establecer una rutina de sueño saludable y garantizar un descanso adecuado.

La nutrición y el estilo de vida juegan un papel crucial en la fertilidad de hombres y mujeres. Mantener una dieta equilibrada, rica en nutrientes esenciales, y llevar un estilo de vida saludable pueden mejorar las posibilidades de concebir y garantizar el bienestar del futuro bebé. Si se experimentan dificultades para concebir, es importante consultar a un especialista en fertilidad y considerar la posibilidad de realizar cambios en la alimentación y el estilo de vida para mejorar las perspectivas de éxito.

La importancia de la nutrición en la mujer: Cómo una dieta equilibrada puede mejorar la salud y el bienestar

La nutrición es un factor clave en la salud y el bienestar de todas las personas, pero en el caso de las mujeres, tiene una relevancia particular debido a las diferentes etapas de la vida, necesidades fisiológicas y hormonales que experimentan. Una dieta equilibrada y completa puede ayudar a prevenir enfermedades, mejorar la calidad de vida y garantizar el buen funcionamiento del organismo en cada etapa vital. En este artículo, exploraremos la importancia de la nutrición en la mujer y cómo una dieta adecuada puede beneficiar su salud.

Mari Carmen Mohíno Chocano Dueña de Ekilib – Clínica de nutrición y dietética en Ciudad Real presenta cada viernes en Miguelturra Televisión su nuevo espacio ‘Mantén el equilibrio’.


Nutrición en la adolescencia

La adolescencia es una etapa crucial en la vida de las mujeres, ya que durante esta etapa ocurren cambios físicos y hormonales importantes. Una dieta equilibrada es fundamental para garantizar un desarrollo adecuado y prevenir trastornos alimenticios, que son comunes en esta etapa. Es importante que las adolescentes consuman suficientes calorías y nutrientes, como proteínas, calcio, hierro y ácido fólico, para apoyar el crecimiento y el desarrollo de sus cuerpos.

Nutrición en la edad adulta

Durante la edad adulta, las mujeres deben mantener una dieta balanceada para conservar un peso saludable, prevenir enfermedades crónicas y mantener una buena calidad de vida. Es fundamental incluir en la alimentación una amplia variedad de frutas, verduras, proteínas magras, cereales integrales y grasas saludables, además de mantenerse hidratada y limitar el consumo de azúcares añadidos, grasas saturadas y sodio.

Nutrición durante el embarazo y la lactancia

El embarazo y la lactancia son etapas cruciales en la vida de las mujeres, ya que sus necesidades nutricionales aumentan para garantizar el adecuado desarrollo del feto y la producción de leche materna. Es fundamental que las mujeres embarazadas o lactantes consuman suficientes calorías y nutrientes, como ácido fólico, hierro, calcio, vitamina D y proteínas, para apoyar el crecimiento y desarrollo del bebé y mantener su propia salud.

Nutrición en la menopausia

La menopausia es otra etapa importante en la vida de las mujeres, en la que ocurren cambios hormonales y fisiológicos. Durante esta etapa, es fundamental mantener una dieta equilibrada y rica en nutrientes como calcio, vitamina D, fibra y grasas saludables, para prevenir enfermedades como la osteoporosis, el aumento de peso y el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Prevención de enfermedades específicas en la mujer

Una buena nutrición puede ayudar a prevenir enfermedades que afectan específicamente a las mujeres, como el cáncer de mama, la osteoporosis y la anemia ferropénica. Incluir alimentos ricos en antioxidantes, calcio, vitamina D y hierro en la dieta puede ser beneficioso para reducir el riesgo de estas enfermedades y mantener una buena salud en general.

En conclusión, la nutrición es un aspecto fundamental en la vida de las mujeres, ya que influye directamente en su salud y bienestar en cada etapa vital. Mantener una dieta equilibrada y completa, que incluya todos los nutrientes necesarios, es clave para garantizar el buen funcionamiento del organismo, prevenir enfermedades y disfrutar de una vida saludable y plena. Además, es importante complementar una alimentación adecuada con un estilo de vida activo y saludable, para obtener todos los beneficios que una buena nutrición puede ofrecer a las mujeres en su vida diaria.

¿Cuáles son los beneficios de la Vitamina C?

Beneficios vitamina c

Si cada vez que te hablan sobre Vitamina C automáticamente piensas en una naranja, déjame decirte que estás en lo cierto. La fruta, al igual que otras frutas cítricas, es una fuente inagotable de Vitamina C. A pesar de conocerse comúnmente su procedencia, pocos saben realmente cuales son los beneficios de la Vitamina C.

La vitamina C brinda una gran variedad de beneficios para la salud, aunque no recibe tanta atención como los beneficios de la vitamina D. Aún así, es importante apreciar los beneficios de la Vitamina C, porque sin ella podríamos sufrir algunas enfermedades poco comunes, como el escorbuto.

¿Qué es la Vitamina C?

La vitamina C es un compuesto hidrosoluble (soluble en agua), esto quiere decir que si ingieres más cantidad de la que tu cuerpo necesita, la terminarás orinando. Debido a que nuestro cuerpo no genera esta vitamina por sí mismo, es casi una obligación consumirla.

La vitamina C la podemos encontrar en un sinfín de alimentos, ya sea porque los contienen de forma natural o les han sido añadidos. De igual forma, también existen suplementos de esta vitamina.

Beneficios de la Vitamina C

Apoyo al sistema inmunológico

En medio de la temporada de resfriados y gripe, es recomendable empezar a tomar Vitamina C (si no lo haces ya en tu día a día) para intentar prevenir enfermedades respiratorias.

Aunque no hay una clara evidencia científica que pueda respaldar este hecho con seguridad, según diversas investigaciones la Vitamina C ayuda a reducir los síntomas de estas enfermedades.

Salud de la piel

Uno de los principales beneficios de la Vitamina C es el colágeno que esta ayuda a generar, un componente muy importante de los tejidos. Mas allá del envejecimiento, la falta de colágeno en el cuerpo a menudo es causada por una mala alimentación y la ausencia de vitamina C en esta, provocando arrugas y piel crepé.

Los niveles bajos de colágeno también pueden causar problemas de salud como dolor en las articulaciones, debilitamiento de los músculos, osteoartritis o problemas gastrointestinales.

Beneficios vitamina c

Curación de heridas

La vitamina C ayuda a reparar heridas gracias a su importante papel en la formación de colágeno. También puede ayudar a aumentar la foto protección de la piel contra la luz ultravioleta cuando se combina con vitamina E. Además, numerosos estudios relacionan la velocidad de cicatrización de las heridas con el nivel de Vitamina C en nuestro cuerpo.

Absorción de hierro y Control de Peso

El hierro es esencial para la producción de glóbulos rojos y el transporte de oxígeno por todo el cuerpo, donde la anemia se asocia con niveles bajos de energía. Desafortunadamente, nuestros cuerpos no siempre pueden usar el hierro que obtenemos a través de la dieta de manera eficiente, y ahí es donde entra en juego la vitamina C.

Por otra parte, algunas investigaciones han relacionado el consumo de vitamina C con un índice de masa corporal y un porcentaje de grasa corporal más bajos. Esto significa que el consumo adecuado de Vitamina C puede producir en tu cuerpo un mejor control de peso. Uno de los objetivos principales que tanto buscamos en Ekilib.

¿Cuáles son los beneficios de la Vitamina D?

Cuáles son los beneficios de la Vitamina D

Necesitas Vitamina D si deseas tener una óptima salud. Es una fuente de energía en la que tu cuerpo se basa para desarrollar multitud de funciones, que van desde un fuerte sistema inmunológico hasta los huesos. Pero antes de conocer cuáles son los beneficios que la Vitamina D nos puede aportar, primero debes comprender qué es y de donde proviene.

¿Qué es la Vitamina D?

La vitamina D es una vitamina soluble en grasa que la piel produce al exponerse a la luz solar directa. Además, como ya te hemos adelantado antes, esta vitamina es tremendamente necesaria en nuestro cuerpo. Ayuda a absorber el calcio en el intestino, manteniendo el calcio y el fósforo en equilibrio para la mineralización de los huesos, y también ayuda a mantener en equilibrio el sistema inmunitario, entre otros beneficios que contaremos más adelante.

Sin suficiente vitamina D, los huesos pueden volverse delgados, débiles, quebradizos o incluso deformes. Obtener la suficiente vitamina D que necesitamos previene el raquitismo en los niños y la osteomalacia en los adultos. Por otra parte, investigaciones recientes muestran que la vitamina D puede estar relacionada con la reducción de riesgo de enfermedades como la esclerosis múltiple y algunos tipos de cáncer.

Beneficios de la Vitamina D

Ayuda a desarrollar huesos más fuertes

La vitamina D es crucial para tener un esqueleto fuerte y saludable. Esta vitamina ayuda a su cuerpo a absorber el calcio, el componente principal de los huesos. También ayuda a que las células óseas crezcan y se reconstruyan.

Apoya un sistema inmunológico estable

La vitamina D desempeña varias funciones importantes en la regulación de todo el sistema inmunológico, ya que apoya a células más importantes a realizar su función dentro de este sistema.

Además, la vitamina D puede ser útil con el apoyo inmunológico para protegerse de los gérmenes que pueden causar resfriados, gripe u otras enfermedades.

 

Cuáles son los beneficios de la Vitamina D

 

Promueve niveles saludables de azúcar en sangre

La vitamina D juega un papel clave en el metabolismo de la glucosa en los alimentos que consumes en tu día a día. Esta consigue estimular ciertas células del páncreas que son las encargadas de generar la insulina, una hormona clave para convertir los alimentos que ingieres en energía y regular el azúcar en sangre.

Por esta misma razón el consumo de la vitamina D hace que se reduzca la resistencia a la insulina, y eso conlleva que pueda prevenir la aparición de diabetes.

Ayuda en la pérdida de peso

Si has estado tratando de perder peso en el pasado y no has visto los resultados que buscabas, podrías considerar aumentar tus niveles de vitamina D a través de la dieta y la exposición a la luz solar.

Multitud de estudios han determinado que tomar un suplemento de vitamina D, comer más alimentos ricos en esta vitamina o simplemente tomar más sol, junto con una dieta bien balanceada y hacer ejercicio, puede facilitar la pérdida de peso. Esto se debe a que la vitamina D en realidad puede ayudar a mantener bajos los niveles de grasa corporal.

Además, debido a que puede desempeñar un papel en la pérdida de peso y el mantenimiento de un peso corporal saludable, esta vitamina también puede prevenir los efectos adversos asociados con la obesidad y los altos niveles de grasa corporal, incluidas las enfermedades cardiovasculares.

¿Cómo empezar a perder peso?

empezar a perder peso

Cuando decides empezar a perder peso por primera vez, es difícil saber por donde empezar. Una dieta puede ser lo primero que se te venga a la mente. Pero las dietas tomadas a la ligera y establecidas por dietistas no profesionales suelen fallar. Antes de tomar acción para perder peso, te recomendamos que trates de responder estas preguntas para conocer tu mismo la situación en la que te encuentras.

¿Cuál es tu objetivo de pérdida de peso y por qué?

¿Cómo de motivado estás para cambiar lo que comes?

¿Está dispuesto a cambiar tu estilo de vida para conseguir los objetivos de pérdida de peso?

 

Establecer metas para empezar a perder peso

Tu camino de perdida de peso comienza por establecer objetivos razonables y alcanzables, si trazas un plan muy ambicioso que termines por no conseguir es probable que termines desmotivándote. Sabemos que quieres empezar a perder peso lo más rápido posible, pero es importante ir con calma. Se considera perjudicial para la salud perder más de 1 kilo a la semana, ya que esto puede provocarte deficiencias nutricionales, perdida de masa muscular y otros problemas de salud.

 

Evita cambios drásticos en la dieta

No podemos ser más claros: Tu dieta no tendrá éxito si eliminas todo lo que te gusta comer. Es un reto casi imposible de conseguir seguir una dieta que le quita todo el placer a la comida. Esta es la razón principal por la que los mejores centros de nutrición establecemos planes de dietas en los que incluimos un día para hacer trampa.

Como recomendación, en Ekilib puedes empezar por reducir o eliminar algunos de los alimentos menos saludables. Estos son los que incluyen:

  • Carbohidratos simples y granos refinados (como el arroz, la harina o el pan)
  • Azúcares procesados ​​y naturales.
  • Comidas rápidas ricas en sal, azúcar y grasas.

 

empezar a perder peso

Introduce movimiento en tu día a día

Como ya sabrás, el ejercicio diario es ideal, pero puede que seas de los que no le gustan ir al gimnasio. Si tu hora de cardio te resulta más un castigo que un entrenamiento, los nuevos cambios de tu estilo de vida no durarán mucho.

Puedes empezar por tomar pequeños paseos para aumentar tu nivel de actividad cada día. Poco a poco empezarás a sentirte mejor, y por nuestra propia naturaleza querrás moverte más. Te dejamos algunos consejos que puedes empezar a tomar en tu vida diaria para dejar el sedentarismo a un lado:

  • Camina en lugar de conducir cuando sea posible
  • Usa las escaleras en lugar del ascensor
  • Toma pequeños paseos por tu barrio antes o después de almorzar
  • Usa un escritorio de pie o atiende llamadas telefónicas mientras estás de pie
  • Disfruta de una afición al aire libre que te obligue a moverte como el ciclismo o el senderismo.

El primer paso para empezar perder peso es ser consciente de que es un largo camino que recorrer. Si bien puede parecer difícil, resulta muy satisfactorio y motivador ver como vas consiguiendo todos esos pequeños objetivos que marcaste al principio.

Si quieres recomendaciones más personalizadas para perder peso, te recomendamos que te pongas en contacto con nosotros sin ningún tipo de compromiso, ¡estaremos encantados de escucharte!

 

10 Consejos para unas Navidades saludables

Ekilib Nutrición y Dietética | Consejos Navidades Saludables

¡Feliz Navidad!

Vuelven las Navidades, y con ello las comidas navideñas. Con las comidas de empresa, los reencuentros con amigos, familiares… es difícil no dejarse llevar. Está comprobado que los españoles engordamos entre 3 y 5 kilos en estas fechas, y desde Ekilib os traemos unos consejos para mantener una relación saludable con la comida estas navidades.

Siendo sinceros, no comer dulces en estas fechas es muy difícil, la diferencia la encontramos entre comer un polvorón en Nochebuena y estar comiendo roscón de reyes desde que llegaron a los supermercados. En el equilibrio está la clave, no debes hacer dieta estricta sin tomar ninguna comida festiva, pero tampoco excusarte en las fechas para darte atracones.

Ekilib Nutrición y Dietética | Consejos Navidades Saludables

10 Consejos Para Unas Navidades Saludables:

1. Come Con Normalidad Todos Los Días (excepto los festivos) : Come como todos los días NO señalados, son 5 días festivos. Si la mayor parte del tiempo comes bien, todo irá bien. Por otro lado, si tienes previsto una cena copiosa, prepara una comida más sencilla a base de verduras, incluye fruta en el desayuno y reduce la cantidad de pan

2. Prioriza Verduras: Incluye un gran porcentaje de verduras (ensaladas, platos de verduras) y ten siempre «de rescate» congeladas o en conserva rápidas para utilizar. Recuerda, aquí tienes algunas recetas de cremas y sopas saludables.

3. Incluye Fruta A Diario. En el desayuno, después de las comidas, en la cena… no remplaces la fruta por dulces o turrones.

4. No Te Saltes Comidas Habituales «Antes De Un Banquete». Si tomas yogur, fruta, agua… llegarás más saciado, con menos ganas de picar, y controlarás mejor las porciones

5. No Dejes De Moverte, intenta llegar a 10.000 pasos diarios. El ejercicio te ayuda a quemar parte del exceso de calorías de estas fechas y a controlar el estrés relacionado con esta época.

6. Date Tu Tiempo Para Comer: Come tranquilo y relajado es la mejor herramienta de control de las porciones que tomamos y para facilitar la digestión y evitar molestias y pesadez tras un exceso.

7. Bebe Agua: Intenta tomar al menos unos 6 vasos al día (1.5L). Infusiones (anís estrellado, digestivas…)

8. Cuanto menos alcohol, mejor: evita las bebidas alcohólicas con más graduación. Tomar agua entre rondas, hace que bebamos menos cantidad. Refrescos light o zero, agua con gas, casera blanca, cerveza sin alcohol son buenas opciones fuera de casa.

9. La Ración Es La Cuestión. Servirse pequeñas porciones de todo lo que queramos tomar. Un poquito de todo para darse el gusto. Sírvete en el plato, de esa forma puedes controlar muy bien la cantidad que comes. Los dulces resérvalos para los días señalados.

10. ¡DISFRUTA DE LAS FIESTAS! Lo importante de estas fechas no es la comida. Disfruta del ambiente y la compañía, céntrate en tus seres queridos y aprovecha para conocer mejor a la gente que te rodea.

Ekilib Nutrición y Dietética | Consejos Navidades Saludables

Consejos para ahorrar a la hora de hacer la compra

Ekilib Nutrición y Dietética | Consejos Ahorro Compra

Cómo sabemos, llevar una dieta saludable es fundamental para una vida sana y evitar problemas de salud como la diabetes, la obesidad y algunos problemas del corazón, entre otras. Y en ciertas ocasiones es difícil debido al coste que tienen los alimentos saludables.

El factor principal para ahorrar a la hora de hacer la cesta de la compra es planificar. Si planificamos, ordenamos y no nos dejamos llevar por los antojos del momento llegaremos a casa con una compra más saludable sin ser un gasto desorbitado para nuestra economía. Se ha comprobado que la diferencia de precio entre las dietas saludables y las menos saludables, fue de apenas 1 euro de diferencia al día.

Ekilib Nutrición y Dietética | Consejos Ahorro Compra

Consejos para hacer la compra:

1. PLANIFICAR las comidas: Organiza los menús de la semana y así sabrás los ingredientes que necesitas y hacer la compra basándote en ellos.

2. REVISA tu inventario: ¿Cuánto tiempo llevas sin mirar lo que tienes en el fondo de la despensa? Mirar todo lo que tienes, al menos dos veces al mes, te evitará comprar alimentos que ya tienes.

3. Piensa en comidas SIN CARNE y SIN PESCADO: alimentos como el huevo o las legumbres y el tofú, que son proteínas de origen vegetal, son muy nutritivas y más asequibles. Si queremos incorporar algo de carne o pescado, puede ser en pequeñas cantidades

4. Comprar alimentos y snacks que sean SACIANTES: una bolsa de patatas fritas es más barato, pero ¿Cuánto te sacia? A la hora de comprar también hay que pensar en la sensación de calma y hambre, que nos dejan las comidas, y comprar frutos secos o fruta sería la opción perfecta.

5. NO comprar con el estómago vacío, comprar con hambre te hará gastar más en alimentos que no necesitas y, seguramente, sean menos saludables.

6. Ten FLEXIBILIDAD a la hora de la compra: si encuentras productos frescos en oferta, puedes comprarlos y congelarlos para usarlos más tarde. En las esquinas de los pasillos solemos encontrar productos rebajados de precio ya que se acercan a la fecha de consumo recomendada.

7. Compra GENÉRICOS: la marca genérica suele ser más barata.

8. No compres artículos PERECEDEROS que no vayas a usar pronto o no se puedan congelar: comprando este tipo de productos corremos el riesgo de que se pongan malos antes de su consumición.

9. Comprar verduras DE TEMPORADA: son más asequibles ya que no hay que invertir en el coste de transportarlas desde otros países

Estamos a tu disposición

Y recuerda que si necesitas un tratamiento personalizado, acudas a un nutricionista especializado para que puedas tener una pauta personalizada. En Ekilib Nutrición y Dietética estamos a tu entera disposición.