Diabetes: nutrición y alimentación

Actualizado: 9 junio, 2023

La diabetes es una enfermedad crónica. bastante común que afecta a más de 400 millones de personas en todo el mundo.

Esta enfermedad afecta directamente a la producción de insulina por parte de nuestro organismo, provocando que no haya suficiente de la misma para lidiar con la glucosa ingerida de los alimentos, y utilizar la misma como energía.

Esto puede llegar a causar graves problemas de salud, cardiopatías, pérdidas de la visión y problemas en el sistema digestivo; si no se trata adecuadamente.

Tipos de diabetes.

Dentro de la propia enfermedad distinguimos tres tipos de diabetes:

  • Diabetes tipo I: se produce a causa de una reacción autoinmunitaria, que obliga al consumo de insulina diario por parte del paciente para asegurar su supervivencia.
  • Diabetes tipo II: es la más común en la actualidad (90-95), y puede tratarse a través de cambios en la conducta alimentaria y física del paciente; ya sea mejorando su dieta y/o actividad física.
  • Diabetes gestacional: se da en mujeres embarazadas que nunca han tenido diabetes previamente, este es un indicio de que el feto posea diabetes tipo II en el futuro.

Nutrición y alimentación.

El objetivo de la dieta en pacientes diagnosticados con diabetes, ya sea tipo I, II o la diabetes gestacional; es mantener controlados los niveles de glucosa en sangre evitando llegar a niveles de hiperglucemia (demasiado azúcar en sangre), o hipoglucemia (azúcar insuficiente en sangre).

Para ello se recomienda seguir una dieta general y equilibrada, rica en frutas y verduras y de bajo contenido en grasas saturadas e hidratos de carbono refinados; es decir, tratando de evitar alimentos hiperprocesados o que puedan contener niveles anormales de azúcar.

Además en función de la persona deberá pautarse la cantidad de hidratos de carbono en cada una de las comidas, estableciendo un límite que impida por una parte el aumento repentino de los niveles de glucosa.

Esto no significa en absoluto que debamos evitar los carbohidratos a toda la costa, estos son fundamentales para el correcto desarrollo de nuestro organismo y son la principal fuente de energía para el ser humano.

Por ello es importante pautar su consumo junto con la dosis de insulina (en caso de ser necesaria su toma), para prevenir estados de hipoglucemia, y favorecer el correcto funcionamiento del cuerpo.

Ejercicio físico

La actividad física cobra cada día más y más importancia, y es que está demostrado que es la principal arma de prevención y recuperación de enfermedades en la actualidad.

Mantener unos niveles de ejercicios físicos adecuados, ayudará a mejorar el metabolismo (digestión) de los carbohidratos, además de regular y favorecer las funciones del sistema endocrino, encargado de la producción y regulación de la insulina.

Sobre todo en pacientes sedentarios o que presenten cierto sobrepeso, la actividad física pautada por un profesional resulta de vital importancia.

Esto son solo recomendaciones generales, el caso de cada persona es único y debe tratarse de acuerdo a sus condiciones. Desde Ekilib te recomendamos visitar a tu médico de cabecera o un especialista en nutrición.

En caso de no tener uno, en Ekilib contamos con los mejores profesionales en alimentación y nutrición, no dudes en contactar con nosotros.

¡Estaremos encantados de ayudarte en tu caso!

También te puede interesar

¿Aún no has comentado nada? Aquí puedes dejarnos tu opinión


Añade tu opinión sobre este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.